BLANCO Y NEGRO.

Tanto solos como combinados, son dos colores que no pueden faltar en tu fondo de armario: el blanco y el negro son sinónimos de elegancia y sofisticación a la hora de vestir, sobre todo si tiñen piezas sencillas o de líneas rectas. Sin embargo, su combinación también puede dar lugar a looks rompedores y atrevidos cuando se eligen patrones o estampados más modernos. Entre los básicos en black no pueden faltar los pantalones, las faldas o las chaquetas (desde las americanas hasta las de inspiración motera, muy de moda esta temporada), ya que es muy fácil combinarlo con cualquier otro color. Lo mismo pasa con el blanco, un clásico en camisas o tops de estilos diversos y en prendas veraniegas que realzan el bronceado.  

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad